En Santa Mónica, Los Ángeles, ha abierto sus puertas BreadBlok, una panadería y pastelería en la que todos sus productos son sin gluten. También dispone de un espacio de cafetería con un banco de madera que se prolonga a lo largo del local. Los materiales buscan crear una conexión entre estas playas y las del sur de Francia, lugar de procedencia de su dueña.

Las paredes cubiertas de yeso en tono crema, la piedra caliza de los mostradores, las baldosas de terracota y los numerosos elementos de carpintería, otorgan un aspecto rústico al diseño del espacio, pero con una estética muy actual. Todos los materiales citados se complementan con los cojines de lino, las lámparas de ratán y los asientos de cobre, creando un entorno de aspecto muy natural y agradable.