El joven arquitecto ucraniano Emil Dervish, busca asociarse con diferentes estudios de diseño de interiores para sus proyectos de interiorismo comercial o residencial. En esta ocasión, el salón de belleza y peluquería Odes, es un claro caso de éxito en esta colaboración entre Dervish y Evgeni Bulatnikov, un joven diseñador de Kiev.

El espacio cuenta con 131 m² de un modo abierto y diáfano pero en la que cada actividad tiene su propia área designada. Es un proyecto discreto en el que destacan elementos puntuales que se convierten en claros protagonistas, como son las lámparas o los muebles de inspiración modernista en colores verde y caldera.

Los mosaicos de estilo retro y el pavimento de terrazo en blanco y negro crean una combinación impactante de estilos. Otro elemento a destacar del diseño, son los carros de peluquería inspirados en el famoso carrito de té 901 diseñado por Alvar Aalto en 1936, toda una declaración de intenciones de la inspiración racionalista del proyecto.